Marzo para no olvidar

Fue once de marzo de 2004, yo me levantaba como todas las mañana. Tenía una vista señalada en un Juzgado de familia cuando estaban el la séptima planta de la sede de Capitán Haya, 66. Solía ver las noticias de primera hora de la mañana que presentaba un atractivo locutor llanado Álvaros Santos en TELEMADRID mientras desayunaba. Ese periodista presenta ahora los premios de la ONCE en RTVE, talento mal aprovechado. Volviendo a esa fecha, fui a coger el Metro para Plaza de Castilla en la estación de PARQUE OESTE en Alcorcón y mi hermana y la señora polaca que limpiaba la casa de mis padres me llamaron para comunicarme que no cogiera el tren porque había ocurrido este trágico suceso.

Todos los convoy de trenes con destino a Puerta de Sur estaban repletos, así que decidí dar una vuelta por todo el METROSUR. Pasado tres cuartos de hora, llegué a Puerta del Sur y de ahí a Plaza de Castilla.

En esa época no estaba construido el obelisco de oro bañano que levantaron Don Alberto Ruiz Gallardon y el Sr. Blesa de Caja Madrid. Monumenteo de caracter masón, porque cuando paso por Zarzaquemada parace el tríangulo que traza las Torres Kio y en el centro el ojo que brilla en los días soleados. La Plaza estaba repleta de autocares para donación de sangre. Cuando llegué al Juzgado, sólo estaba la parte contraria, yo llamé al abogado para informar que se había suspendido, puesto que mi representada vivía en EL POZO.

Hasta el 14 de Marzo, todo fue caos e insultar al partido que llevó a España a lo más alto, para llegar Don José Luís Rodríguez Zapatero, con varos años de tinieblas y cenizas, además del WINSOR.

Después el Procedimiento judicial, que eso ya se lo dejo a la prensa y a mis compañeros que sí intervineron en la Causa, cuyo Auto de Apertura fueron 500 folios, que llenaron el Salón de Notificaciones de Capitán Haya, 66 de Cajas de DIN A4 y, por ello surgió LexNET.

Tan sólo, una reflexión de su raiz, que la gente pensaba que se habían enfadado los terroristas islamistas contra nosotros por la participación de España en la Guerra de Iraq de 2003, https://forodeculturadedefensa.blogspot.com.es/2013/09/um-qsar-el-primer-despliegue-iraqui.html?showComment=1520704390735#c6735243378319790594

Mi opinión sobre esa guerra es negativa, porque se podría haber evitado si al General Norman Schwarzkopf le hubieran dejado terminar la faena en 1991 (el final del dictador Saddam Hussein). ¿Qué ocurrió luego?

El programa de Petróleo por alimentos, que fue un fraude y se benefició Kojo Annan, entre unos cuantos, que era el hijo de Kofi Annan, el Secretario General de la O N U en aquel entonces.

Lo peor que la guerra de 2003, fuera iniciativa del General Colin Powell, quien frustó el final de la guerra de Kuwait de Agosto de 1990.

Conclusión.

El once de marzo de 2004 seguirá siendo uno de esos enigmas, como el Chivatazo del Faisán,  (aprovecho la cita para comentar que en el día dos de marzo de 2018, antes de las diez de la mañana vi a Don Antonio Camacho Vizcaíno saliendo de un coche oficial, acompañado de guardaespaldas y de su abogado, entrando a los Juzgados de Plaza de Castilla, pero no había ningún medio de prensa), que no se resolverán en la vida en España, que sólo será invadida por los musulmanes mediante el establecimiento de ellos, que les damos ayudas para que mantengan a sus familias numerosas en nuestro terriotoio y por muchos políticos españoles que actúan como Obispos Don Oppas. Sólo queda un monumento muerto de pena en la Estación de Atocha y mi más sentido pésames a los familiares caídos en ese golpe de Estado, parecido al asesinato en las Ramblas de Barcelona en Cataluña, como preludio al golpe de Estado del Uno de Octubre de 2017. Sin embargo, los familiares de los trenes en Madrid, no tienen nigún recuerdo de ellos porque se quemaron en la incineradora de Valdemingomez.

Muchas gracia por vuestra atención

vlcsnap-2018-03-05-17h18m58s038

Elena Ruiz (Procuradora de los Tribunales, España).

Anuncios