POBREZA ENERGÉTICA

POBREZA ENERGÉTICA

Es un hecho notorio, yo también la sufro, no tengo ni nevera, ni calefacción o aire acodiciando, televisor y así un largo etcétera, pero soy feliz. Solo gastos lo que verdaderamente necesito, el termo de la ducha y los consumos porque el trabajo le presto en mi casa: La multifunción (fax, escáner e impresora), el teléfono y el ordenador.
Tengo buena suerte porque mi casa pareada a varios chalets tiene ventanales muy grandes y orientadas al atardecer y así que no me falta la luz natural. La suerte que los inviernos no han sido duro, junto que el super de la urba no está lejos y ello me sirve de nevera. Como tengo cáncer de páncreas todo lo como a la plancha y tengo una mini barbacoa que en el pequeño patio me preparo la comida, con la suerte que no molesto a nadie porque mis vecinos comen en sus trabajos. Hablando de ellos, quienes disponen de lujosas cocinas llenas de modernos electrodomésticos, pero todo lo que comen vienen de los burguers o de servicios de comida a domicilio.
Concluyo, sí que la pobreza energética es una realidad y no quiero hacer demagogia por quien la sufre, destacando las ancianas que con su pensión no les llega para encender la calefacción.

vlcsnap-2017-05-02-09h25m58s175

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s